Resolución sobre el Istmo – Publicado en La Provincia 21/06/2019

En base a la alegación oficial que en su día presentamos, varios han sido los artículos periodísticos que nuestra asociación ha publicado en contra de la ubicación de un taller astillero en el istmo de la ciudad.

En el trámite de la misma, hemos recibido recientemente la comunicación del Ayuntamiento en la que se nos informa, que la comisión de interpretación del PGMO, mediante acta del 10 de mayo de 2019, ha dictaminado favorablemente el Informe de Incidencia Ambiental, y da vía libre a la instalación del taller astillero, resolución que lamentamos.

No obstante, nos asalta la perplejidad, ya que se nos habían comunicado por escrito, que tal instalación quedaba condicionada a Evaluación de Impacto Ambiental, y no, al de simple Estudio de Incidencia Ambiental, menos exigente.

Este sorprendente cambio de criterio supone “de facto” que el Ayuntamiento no se siente obligado legalmente a solicitar informe de la Dirección General de Salud Pública, que sería imprescindible y vinculante antes de la concesión de la licencia de construcción.

Insistimos en aclarar que nuestra asociación no está contra esta actividad en los muelles exteriores del Puerto de la Luz, o en Arinaga, pero sí en el Istmo, ya que lo arruinará, indefinidamente.

No han sido suficientes las razones que aludimos por su proximidad a los habitantes con riesgo de contaminación atmosférica, ni la cercanía de la Playa de Las Canteras valor siempre a potenciar, ni el espíritu amable que debe imperar en la conexión Puerto-Ciudad a fin de revitalizar la zona. No se ha tenido en cuenta la existencia de una pasarela, para ciudadanos y turistas, que en su ruta, tendrán un mirador en altura del habitual y poco atractivo zafarrancho de un taller. O más aún, el futuro soterramiento de la avenida que implicará el mayor acercamiento ciudadano. 

Tampoco condicionó la presencia del Castillo de la Luz a 106 metros de distancia, que tiene que tener su entorno protegido. Igualmente, no se sopesó la incongruencia de volver a poner unos astilleros, que ya estuvieron ahí, y se quitaron por el cabal desarrollo de la ciudad.

Décadas costó despejar el Istmo, para que, arruinando tal esfuerzo, volvamos ahora a los oscuros años en los que el istmo se maltrataba.

Se subestima y no se valora la comparativa con otras ciudades, incluso del mismo archipiélago, con grandes aspiraciones en frentes marítimos, las cuales nos aventajarán.

Con este ejemplo y otros, pareciese que nos están adjudicando sin defensa, el destino de isla de servicio, o isla de los trastos.

 

Nada de esta relación, no exhaustiva, ha sido motivo suficiente para que nuestras autoridades tuvieran la determinación y visión de futuro para hacer valer el bien de la ciudad y sus habitantes, salvaguardándoles de esta actividad en un lugar de tanto valor potencial.

Es inaudito que con las magníficas condiciones naturales del Istmo, éste se reduzca al bloque del  acuario, un aparcamiento en superficie y a un taller astillero.

Si no hay suficientes luces en la actualidad, esperamos que generaciones futuras condenen este hecho.

 

Asociación Cívica Gran Canaria Renace                                     

Pablo O. Torres López

www.grancanariarenace.org

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.