Descubriendo valores

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Hemos enviado al Ayuntamiento una sugerencia intentando dar una solución al mal aspecto del ala norte de la Catedral, por cientos de años inacabada.

Por la historia del lugar, la intervención que proponemos visualizándola, incrementaría aún más el valor de la zona y llenaría de contenido un solar eternamente tapiado.

Su actual aspecto, con una puerta metálica de nave industrial que oculta bonitos arcos ojivales y un dintel de moderno hormigón, no es la mejor presentación para una zona tan fotografiada y visitada.

Es inexplicable que se haya mantenido por todo este tiempo en esas condiciones.

Los proyectos multimillonarios para su terminación son un freno.

Las fotos que adjuntamos de las ruinas de Glastonbury, y otras catedrales, aunque no tienen la misma razón de su estado, nos marcan una posible solución tremendamente práctica y estética.

Por un importe ínfimo, fruto de acuerdos administrativos, tendríamos un bello rincón de acceso público, o no, pero a la vista de los ciudadanos formando parte activa del entorno.

Quitando el hormigón y ladrillos intrusos, césped en el suelo en contacto con la piedra viva, buganvillas para la pared, una verja adecuada en la puerta y ventanas y … se hace historia.

Por otra parte, esta solución no es impedimento para si en el futuro quieren acabar su construcción. Este acondicionamiento no lo imposibilita ni lo propone.

Por lo sencillo de la intervención, continuar así es infructuosa desidia.

Su realización se hace evidente, previo acuerdo con el Obispado, el cual obtendría el reconocimiento de la ciudad de la que forma parte.